El uso correcto de la leña para calefaccionar hogares es cuando se encuentra seca, pues emite menos CO2 en su combustión y entrega más calor, por lo que se considera una medida de eficiencia energética su implementación adecuada.

El objetivo del Plan de Descontaminación de Osorno (PDO), uno de los lugares del sur de nuestro país con mayores índices de contaminación durante el invierno –según cifras entregadas este año por el Ministerio del Medioambiente- es llegar a la meta de 300 mil metros cúbicos de leña seca al 2019, aumentando el consumo eficiente del combustible. Otro punto es, la prohibición de la venta de leña húmeda a partir del mismo año.
Dicho plan fue aprobado por el Consejo de Ministros y entrará en vigencia en 2016, representando un gran desafío, pues productores de la zona señalan que menos de 100 mil metros de la leña que se consume en esta localidad cumple con tener menos del 25% de humedad. Según cifras de la Conaf, en 2014 solo se consumieron 34.790 metros cúbicos de leña seca en los centros de acopio establecidos.

El reto también está en la coordinación entre instituciones públicas, productores, vendedores y transportistas de leña que se sumen a fomentar esta medida de eficiencia energética. Sin embargo, la tarea de descontaminar el aire, es de todos, ya que informarse de los beneficios de utilizar un combustible seco, lugares de compra y correcto secado en el hogar, es parte importante del cambio.

“Desde que nos conformamos como asociación hemos trabajado en la elaboración de un proyecto de un secador que permita almacenar la leña de los asociados y así ofrecer un producto de calidad y que sea menos contaminante”, dijo Armin Aburto, presidente de la Asociación de Transportistas de leña de Osorno, según publicó el diario online AustralOsorno.cl.

La leña como solución
Es importante destacar que uno de los objetivos del plan de descontaminación que se quiere implementar en el sur del país, es educar a los ciudadanos sobre la leña como un combustible eficiente, y que no se baraja la posibilidad de eliminarlo, sino que informar de su uso correcto.

En tanto, el seremi de Medio Ambiente, Jorge Pasminio, señaló que: “El objetivo del plan nunca ha sido eliminar la leña como fuente de calefacción, sino que hacer que sea más eficiente y en algunos casos buscar soluciones alternativas, porque es la combustión de leña húmeda la que produce mayor cantidad de material particulado (fino) que es dañino para la salud”.

Además añadió que, el reconocimiento de la leña como combustible será el paso que permitirá establecer planes de coordinación y apoyo para lograr un producto de calidad, eficiente y que permita el confort térmico a la par con un aire limpio en la ciudad.